¿Qué dice VOX sobre la vivienda y la construcción?

En su programa, VOX propone “liberalizar el suelo” para que la mayoría sea “urbanizable”. ¿Esto qué significa? Significa que pasaría a poder construirse viviendas en prácticamente cualquier terreno, con poco control por parte de las autoridades públicas.

¿Y por qué dice VOX que hay que liberalizar el suelo? Pues, según su programa, porque el mercado de la vivienda actual es rígido, de manera que hay escasez de viviendas, y eso hace que sea más caro alquilarlas o comprarlas.

Ladrillo a mansalva. ¿Tan fácil como eso?

Según VOX, el problema de que los alquileres y el precio de las casas no deje de subir se debe a que hay poca oferta de vivienda vacía. Si hubiera más, dice VOX, los vendedores de casas tendrían que competir entre sí por los clientes, y los precios de alquiler y compra bajarían y, para que haya más, es tan simple como dejar que los constructores de vivienda se pongan manos a la obra.

El problema es que toda la propuesta es falsa, de cabo a rabo. Veamos:

¿Hay escasez de viviendas en España?

No, en España no hay escasez de viviendas. De hecho, España es el país de su entorno europeo con más viviendas vacías. Incluso en Madrid, una de las comunidades con menos viviendas vacías, casi el 10% de viviendas lo están, según datos de 2011 (los últimos que se tienen). [1]

¿Que las empresas se pongan a construir casas hará que bajen los precios?

Para cualquiera que haya vivido la crisis del ladrillo en 2008, la respuesta es un claro y rotundo no. Aún así, vale la pena detenerse un momento a pensar por qué.

Cuando se pone en marcha la construcción de vivienda, las empresas que dirigen su planeamiento y construcción (las promotoras inmobiliarias) adelantan un dinero que no van a querer perder, así que se encargan de impulsar que las viviendas se vendan: intentan que los bancos den préstamos más fácilmente, que los ayuntamientos hagan proyectos para que la gente se anime a comprar o alquilar, etc.

Si la cosa funciona, mucha gente empieza a interesarse por comprar o alquilar, y lo hace con más dinero en la mano, tanto por los préstamos como porque el sector inmobiliario empieza a poner dinero en circulación (empleos, obras…), de manera que no solo sube la oferta, sino que la demanda también se anima.

Además, los precios de la vivienda empiezan a igualarse al alza, porque los promotores inmobiliarios no pueden perder dinero vendiendo por debajo de coste y los propietarios de viviendas viejas las rehabilitan para que puedan competir con las nuevas.

Esto provoca que, poco a poco, los precios de la vivienda vayan subiendo, y entran al juego los grandes bancos y fondos de inversión, que empiezan a comprar vivienda para acapararla y sacarla al mercado solo cuando haya subido de precio lo suficiente, pensando que por cada euro que gasten hoy, ganarán dos mañana.

Esto es, precisamente, lo que se conoce como una “burbuja inmobiliaria”.

Lo único que hay de cierto: los precios bajan… Cuando estalla la burbuja

Efectivamente, los precios de la vivienda terminan bajando, cuando la burbuja inmobiliaria estalla porque “alguien no puede pagar”, desencadenando una crisis, con despidos, bajadas de salarios y, en general, pérdida de poder adquisitivo que hace que, por mucho que bajen los precios de alquiler y compra, nadie con unos ingresos normales puede permitirse alegrías.

Además, es relativamente fácil que la burbuja estalle por su punto más débil, que paradójicamente son los bancos. Si los bancos, por el motivo que sea (una crisis en algún sector o país en el que hayan invertido, una política de préstamos demasiado optimista, etc), dejan de poder prestar dinero y empiezan a apretar a sus clientes y deudores para recuperar el dinero prestado, arrastran a todo el sector inmobiliario consigo y dejan en la calle a mucha gente.

Ecos de la crisis de 2008

La política que propone VOX no es del todo nueva, solo es una versión más radical de la que implantó la Ley del Suelo que aprueba el PP de José María Aznar durante su gobierno en 1998, y que el gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero no hace nada por frenar.

Esta política de liberalización del suelo provocó precisamente la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008, agravando la crisis económica en España y dejando en la calle a miles de familias.

Por supuesto, no bajaron los precios: desde que, en 1998 se aprueba la Ley del Suelo, el precio de la vivienda no dejó de subir hasta que estalló la crisis. Y no, no subía porque subiera el coste general de la vida, sino que subía muy por encima de la inflación, como se puede ver en el gráfico (de la Sociedad de Tasación) a continuación:

Entre 1997 y 2006, el precio de la vivienda creció 100% descontando la inflación general [2], imaginemos lo que provocaría la liberalización salvaje planteada por VOX.

¿Por qué parece que VOX quiera una burbuja inmobiliaria?

El sector del ladrillo es un grupo de empresarios potente económicamente, incluso después del descalabro de la burbuja inmobiliaria.

Sin querer ser malpensados, hay un par de datos que pueden dar una idea:

  • En las altas esferas de VOX hay empresarios del ladrillo: concretamente, Iván Espinosa de los Monteros, vicesecretario de Relaciones Internacionales de VOX es administrador de la promotora de viviendas de lujo Capital Management SL [3], y Rocío Monasterio, posible candidata de VOX por Madrid, es dueña de una empresa de arquitectura e interiorismo que lleva su nombre [4].

  • La propia página web de VOX la paga una promotora de viviendas de lujo, precisamente Capital Management SL [5].

  • VOX tiene fuertes vinculaciones, tanto de sus integrantes como ideológicas con el PP de la época de Aznar y la burbuja inmobiliaria. Concretamente, el propio Santiago Abascal vivió su época dorada en el PP bajo el ala del aznarismo.

Factores que sí están provocando que suba el precio de compra y alquiler de vivienda

Ahora mismo, el precio de compra y alquiler de vivienda está subiendo, cosa que nos afecta directamente al bolsillo, y eso no hace falta que nos lo venga a explicar VOX. Desde luego, basta con echar un vistazo a cualquier página web de agencia de viviendas para ver que el problema no es que falten pisos vacíos pero, sin embargo, los precios suben. ¿Por qué?

Porque España depende demasiado del turismo

Esto se deja sentir mucho más intensamente en las comunidades más turísticas.

Tanto los fondos de inversión como algunos propietarios de vivienda particular ven cómo es mucho más rentable alquilar una vivienda unos días a una familia de turistas que a una familia de aquí, porque quienes vivimos aquí todo el año no podemos permitirnos gastar continuamente lo que gasta un turista ocasionalmente.

Por eso, estos fondos de inversión piden precios altísimos para alquilar y comprar, haciendo que muchas personas no puedan permitirse una vivienda. En algunos barrios, incluso, se echa de casas alquiladas a gente para poder pedir pisos más altos, expulsando poco a poco a las familias trabajadoras a vivir de alquiler en la periferia o los alrededores de las ciudades.

Porque los jóvenes se ven obligados a alquilar para emanciparse

La triste realidad es que entre el paro y las malas condiciones de trabajo, para la mayoría de jóvenes, tener una vivienda y una familia estable es algo que no está ni en el horizonte. Aún así, a medida que esta generación empobrecida se va haciendo mayor, tiene que emanciparse por uno u otro motivo, y la única opción que puede permitirse es el alquiler.

La demanda de alquileres por parte de los jóvenes crece, pero gran parte del mercado inmobiliario está pensado para sacarle los cuartos a los turistas, así que los bancos y propietarios de vivienda pueden hacerse de rogar, subiendo los precios.

Esto está llevando incluso a que, en algunas ciudades, empiece a ser tan caro alquilar, que hay gente que se lanza a comprar, de manera que también está empezando a subir el precio de compra.

Para terminar, ¿qué alternativas hay en el sector de la vivienda?

Si nuestra prioridad no es que los bancos y los promotores inmobiliarios hagan el agosto, sino que la gente tenga una casa, aunque sea de alquiler, hay unas soluciones evidentes:

  • Límite del precio de alquiler y vivienda, límite del acaparamiento de vivienda privada y cese de los planes urbanísticos que buscan favorecer al turista o a las familias acomodadas sobre la mayoría de familias trabajadoras. No hacen falta grandes inventos, decenas de asociaciones de barrio ya plantean día tras día alternativas urbanísticas más sostenibles.

  • Construcción y oferta masiva de vivienda pública a precios accesibles. Tendría una doble función: daría techo a una parte, y serviría para evitar que los precios de vivienda privada subieran mucho por la otra parte. Además, con alquileres públicos bien planificados, a largo plazo podría recuperarse la inversión de dinero público.

  • Reenfoque del modelo productivo: potenciar la industria productiva pública para que la sociedad pueda marcarle los tiempos a la economía, dependiendo menos del turismo. Además, el sector turístico puede ofrecer calidad, en lugar de precios baratos como actualmente.

[1] https://www.europapress.es/economia/noticia-cuantas-viviendas-vacias-hay-espana-20180927102515.html

[2] http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/38136/08/07/Economia-Vivienda-El-Banco-de-Espana-vaticina-una-absorcion-gradual-de-la-sobrevaloracion-en-el-mercado-de-vivienda.htm

[3] https://www.20minutos.es/noticia/3533207/0/quien-es-ivan-espinosa-de-los-monteros-vox-empresario/

[4] https://www.rociomonasterio.com/

[5] https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/10/10/la_web_institucional_vox_pertenece_desde_creacion_una_empresa_inmobiliaria_87577_1012.html