¿Qué dice VOX sobre las pensiones?

En su programa VOX afirma que las pensiones públicas no son sostenibles. Esto se debe a diversas cuestiones, como son la pirámide demográfica invertida que tenemos en nuestro país, que según dicen lleva a la irresponsabilidad individual y a la insostenibilidad económica, ya que no se atiende al impacto de la demografía, y a que no se calculan según el valor de lo cotizado en toda la vida laboral.

Plantean también que existe una inseguridad jurídica y falta de transparencia, ya que los trabajadores que siguen en activo no conocen que cobrarán cuando sean pensionistas y afirman que nada impide al gobierno bajar las pensiones y así el trabajador no cobrar lo que le correspondería.

Por último afirman de forma categórica que el actual sistema no reconoce ni respeta la propiedad privada, ya que afirman que el mejor sistema son las pensiones privadas.

¿Cuál es su propuesta?

Su propuesta consiste, según ellos mismos dicen, en un sistema mixto de capitalización y reparto, basado en tres pilares fundamentales:

  • Reparto: Siempre debe existir un sistema de reparto a cargo de los Presupuestos Generales del Estado que garantice una pensión mínima.
  • Capitalización: Afirma que se debe obligar a capitalizar para evitar riesgos de impago de pensiones. Para ello proponen que un porcentaje de las nóminas se ingrese en una cuenta individual para pensiones, pero obligando al trabajador a invertir ese dinero, en un sistema controlado por el Banco de España.
  • Aportaciones voluntarias: Son aquellas aportaciones que realizar aquellas que se encuentran por encima del porcentaje obligatorio.

Para pasar del sistema actual al que proponen plantean un sistema de transición, repartiendo las cuotas pagadas a la Seguridad Social, de la siguiente forma:

  • Una parte a jubilados.
  • Una parte a las cuentas de capitalización.

Con esto plantean un ahorro en el gasto público y una mejora de la actividad económica, incrementando de forma sistemática la transferencia a la cuentas de capitalización. Plantean también eliminar los topes de cotización.

¿Cómo entiende VOX la jubilación y el sistema de pensiones?

Quizá aquí venga la parte más ideológica de la propuesta programática de VOX, y es que plantean que en ningún caso debe ser el Estado el que decida cuando una persona debe jubilarse, sino que debe ser una decisión individual de la persona. Es destacable que plantean que la decisión de jubilarse pueda ser reversible y que sea compatible cobrar una pensión y tener retribuciones salariales.

Plantean abiertamente que el actual sistema impide que el trabajador cuente con un patrimonio propio, debido naturalmente al funcionamiento del actual sistema de pensiones.

Su forma de entender el sistema de pensiones es como una inversión en un banco, ya que hablan de la libertad de gestión de las pensiones. Planteando lo siguiente:

  • Que se pueda decidir donde se invierten las aportaciones.
  • Que se pueda decidir cuánto se aporta al fondo de capitalización individual anteriormente descrito. Eso sí, dejan bien claro que no se pueden entender estos fondos como Planes de Pensiones ni inversiones a plazo fijo, son activos que hay que ir invirtiendo. Esto demuestra que son conscientes del problema económico que plantea su propuesta para los bancos y la movilidad del capital. La gestión de estos fondos podría ser gestionada de forma individual o por entidades gestoras, o por los dos a la vez. Esta propuesta, dicen, se realiza para evitar que las pensiones estén a salvo de las decisiones políticas, que confunden la esfera pública con la privada.

Como podemos ver se trata de un sistema liberal de gestión de las pensiones, aunque manteniendo las pensiones mínimas a cargo de los Presupuestos Generales del Estado.

¿Cómo funciona nuestro actual sistema de pensiones?

Esta quizá sea la parte más compleja, pero debemos atender a como funcionamos actualmente. Debemos afrimar que nuestro sistema público de pensiones es totalmente sostenible, a pesar de las pirámides demográficas invertidas y diversas cuestiones.

Nuestro sistema es un sistema solidario basado en la confianza intergeneracional, esto se materializa en que los actuales trabajadores de hoy pagan las pensiones de los jubilados, sabiendo que cuando ellos se jubilen los jóvenes de hoy serán quienes paguen las suyas.

Por supuesto existe una normativa (acreditar al menos 15 años de cotizaciones y tener un mínimo de dos años de cotizaciones en el intervalo de 15 años inmediatamente anteriores al acceso a la jubilación, siendo la edad de jubilación los 65 años) y un reglamento de las mismas, pero es importante entender que cuando un trabajador cotiza para su pensión no está poniendo esta cotización en un banco, no es una cuenta corriente de la que extraerá en el futuro el total de lo cotizado, sino que él ha cotizado para los jubilados y se ha ganado el derecho a tener una pensión por jubilación.

Las pensiones se financian mediante las aportaciones de los trabajadores y empresarios a la Seguridad Social, es lo que se conoce como cuota patronal y cuota obrera, y supone el grueso de la financiación de las pensiones (71,16%). No obstante la Seguridad Social, que es de donde salen las pensiones, se financia también mediante Presupuestos Generales del Estado (PGE), es lo que se conoce como la financiación contributiva y no contributiva de la Seguridad Social. La aportación que se da vía PGE viene de los impuestos como el IRPF, IVA, Sociedades…

Las únicas pensiones que se financian de forma no contributiva totalmente, es decir vía PGE, son las pensiones de viudedad, orfandad… sucesos extraordinarios por los que no se ha cotizado.

¿Qué problema plantea la vía de VOX?

En primer lugar tenemos que señalar que su método no es ningún invento. Es el modelo de cuentas nacionales que se usa en Italia o Suecia. Este sistema tiene una pensión media muy por debajo de la española, ya que si bien se cotiza de forma individual genera como contraparte que una vez se llega a la edad de jubilación al total acumulado se le aplica un factor de conversión, para transformar el capital acumulado en renta vitalicia. Ese factor se da aplicando la esperanza de vida y en como revalorizar las pensiones anualmente. Con esto las pensiones se llegan a situar por debajo del 40% de una pensión media española.

Se debe indicar que los sistemas en los que las pensiones son más altas es en aquellos en los que se cotiza directamente, y no mediante cuentas privadas (que por otro lado el sistema actual no prohíbe) ni financiación mediante Presupuestos, como podemos ver en medias de Europa:

Es cierto que VOX no plantea aplicar un factor de conversión, o al menos no lo dice, y también es cierto que VOX plantea que ese fondo de capitalización no puede estar parado y que se tiene que usar para invertir, con lo cual los riesgos existentes y los impuestos están sobre la mesa.

VOX tampoco expone que porcentaje de la nómina iría a dicho fondo, y esta no es una cuestión baladí. En las nóminas de los trabajadores se deduce una parte para pagar las contingencias comunes y profesionales, desempleo, formación… Por lo que o bien se añadiría una nueva categoría de deducción o bien se eliminaría algunas de las anteriores, lo cual podría suponer cobrar menos durante una baja, no cobrar el 100% del salario en caso de accidente de trabajo; restando al Estado capacidad de recaudación para la Seguridad Social, que no olvidemos que no solo financia pensiones. También se podría añadir una nueva categoría, con lo que el líquido que percibiría el trabajador sería menor y se seguiría cotizando a la Seguridad Social, no sabiendo a donde va a parar el dinero.

Tenemos que destacar que actualmente los sueldos están por debajo de lo que estaban antes de la crisis, lo que nos lleva a deducir que lo que cobraríamos en nuestro fondo de capitalización sería también muy pobre. Seguramente sea ese el motivo por el que proponen que la jubilación sea reversible o que se pueda cobrar una pensión y una retribución salarial, porque saben que los jubilados no podrán vivir con una pensión pobre.

Debemos hacer un alto en el camino y defender la cotización a la Seguridad Social como forma de mantener derechos una vez suceden problemas para los trabajadores, como pueda ser un accidente laboral, desempleo…

Por otro lado, su propuesta nos lleva a preguntarnos cómo financiarían las pensiones no contributivas, ya que su política es bajar impuestos. Las pensiones no contributivas suponen a día de hoy un total aproximado de 3.000 millones de euros, una cantidad que no sabemos de dónde saldrá si se bajan impuestos. Y los PGE sí que son los que están a voluntad política, a diferencia de lo cotizado en la Seguridad Social.

En definitiva, su propuesta (nada clara por otro lado) supone acabar con las pensiones mediante cotización a la Seguridad Social y que se financien mediante un fondo de capitalización (cuenta bancaria) que saldría del salario mensual de los trabajadores, que ya de por si es bajo, y que se tenga que estar invirtiendo y en movimiento. Por otro lado proponen financiar las pensiones no contributivas mediante Presupuestos Generales del Estado a la vez que bajan los impuestos, que es de donde se saca el dinero para los Presupuestos.

Para acabar, ¿es cierto que tenemos un problema demográfico?

Es cierto que en España mueren más personas que niños nacen. A esto hay que sumarle que en unos años los niños nacidos en el Baby Boom empezarán a jubilarse, lo que supone un alto porcentaje de la población.

Este es un problema mayor que no pretendemos exponer aquí, pero que sin duda no se soluciona impidiendo a las mujeres abortar.

La solución al problema demográfico español y a la pirámide invertida pasa por varios lados, fundamentalmente por las migraciones que vienen a Europa en busca de un futuro mejor que en el de sus países origen, y pasa por una situación laboral que permita una estabilidad económica y poder tener hijos, ya que todas las encuestas destacan que las familias españolas no tienen los hijos que querrían tener, y eso no es por el aborto, sino por los problemas de emancipación y trabajo que hay en España.