Bajar impuestos (sobre todo) a los ricos.

VOX propone reducir los impuestos en toda la línea, sobre todo el de la renta, el de sociedades y el impuesto a las herencias y el IVA en algunos casos.

Concretamente, en el IRPF, los salarios por encima de los 60.000€ al año pasarían con la propuesta de VOX a pagar un 30% de impuestos solamente, lo que supone bajarles un 15% los impuestos.

Es cierto que la otra gran bajada del IRPF es a rentas intermedias, que ganan más de 12.000€ pero menos de 60.000€, pero estas rentas intermedias, que corresponden con buena parte de las familias trabajadoras y pequeños empresarios, verían cómo muy probablemente la rebaja de impuestos no compensaría la pérdida de fondos públicos para financiar los hospitales, la educación, etc. Se trata de una medida populista para enmascarar la gran bajada de impuestos a los ricos.

No plantean una subida directa a las rentas bajas (nadie se atreve a hacer esto lógicamente), pero no opinan sobre el IVA (salvo para algunos productos sanitarios en concreto), lo cual da a entender que lo dejarían igual o lo aumentarían.

En cuanto a las empresas, sí proponen reducciones sustanciales en los impuestos que pagan los pequeños y medianos empresarios. ¡OJO! Una empresa con menos de 250 trabajadores es considerada una PYME, así que estamos hablando de gente que en general son ricos. El truco está en que meten en el mismo saco al panadero del barrio y así da la impresión que le están bajando los impuestos a los honrados y sufridores pequeños empresarios y profesionales.

Las grandes corporaciones ya pagan poquísimos impuestos a través de toda una red de exenciones, bonificaciones y subvenciones hechas a su medida por los distintos gobiernos. Las SICAVS y los paraísos fiscales son el territorio de los superricos, así que VOX no cubre ese espectro que ya está cubierto por las políticas actuales. Sería interesante ver qué haría VOX con la fiscalidad a los superricos en caso de que gobernase.

En cantidad contante y sonante, VOX habla de proponer el mismo impuesto de sociedades para todas las empresas: el 15%. Ahora mismo, oscila entre el 20 y el 30%, pero, como hemos apuntado, las grandes multinacionales terminan pagando entorno a un 7%. ¿Se seguirían aplicando esas bonificaciones a las grandes empresas, de manera que pasarían a pagar la mitad de impuestos que pagan ahora (o sea, un 3%)?

¿Compensan las bajadas de impuestos a las familias trabajadoras?

Lo que no explica VOX es cómo va a hacer para mantener los servicios públicos y la inversión pública que es necesaria para mantener el bienestar de la mayoría de la población y gran parte de la actividad económica de las empresas. Lógico, porque si dijesen que la consecuencia lógica de aplicar su programa es profundizar más en las políticas de austeridad y recortar los servicios públicos perderían una gran parte de su electorado.

Incluso parte de los pequeños y medianos empresarios cuya actividad económica depende de licitaciones y contratos con la administración pública, se lo pensarían dos veces si se diesen cuenta de la relación que hay entre su negocio y el gasto público.

Un 15% menos de impuestos para un rico, es mucho dinero ahorrado. Un 15% para un trabajador de a pie, es una ayuda, pero puede no compensar si a cambio hay que renunciar a las ya mermadas políticas de bienestar.

Nuestras propuestas

  • Reforzar la fiscalidad sobre las rentas más altas, los superricos y las grandes fortunas.
  • Aumentar los impuestos directos y rebajar los indirectos.
  • Perseguir el fraude fiscal, la evasión de capitales y los paraísos fiscales.
  • Utilizar esos ingresos extra para aumentar el gasto público, equilibrar las cuentas e impulsar la intervención pública en la economía productiva.