Como las propuestas de VOX para solucionar lo que sí son grandes problemas de la sociedad son más de lo mismo de siempre: bajar impuestos a los ricos y las empresas, desregular la construcción de viviendas, favorecer la enseñanza privada sobre la pública…VOX prefiere pintar los problemas de España como un todo, para poder meter con calzador tanto sus propuestas menos populares como sus idea excluyente de España.

Concretamente, en el terreno de la cultura y la diversidad, su discurso se presenta como el de la “mayoría silenciosa”, pero es realmente poco representativo, además de basado en medias verdades o mentiras. Como muestra más clara de esto, nos vamos a centrar en desmentir uno de los ejes fundamentales de VOX: la supuesta defensa del español como lengua.

VOX y el español

Una de las cosas que más llama la atención al leer el programa de VOX es la visión victimista que tienen sobre el español.

Curiosamente, VOX da a entender que piensa que el español es una lengua menospreciada, e incluye en su programa “exigir el debido reconocimiento de la lengua española a nivel internacional, conforme a su importancia como segunda lengua más hablada del mundo. Empezando por la UE”.

No se explica en qué se traduce esta exigencia, ni de dónde se habrá sacado VOX que no se le da al español su “debido reconocimiento”, pero este punto aparece en su documento programático “100 medidas para la España Viva”, así que da una idea de la mentalidad que tienen los dirigentes de este partido político sobre los verdaderos problemas de España. Como nota también curiosa, no han tenido tiempo de incluir un apartado sobre empleo, pero quizás no es tan importante como la defensa del español por todo el globo terráqueo.

Yendo a puntos más importantes, tanto en diversas medidas de su programa como en los discursos de VOX, se señala una idea: en España se está dejando el castellano como una lengua de segunda categoría en algunas comunidades autónomas, y esto limita la libertad y el derecho de la ciudadanía a conocer y hablar español.

Según VOX, la solución a este problema sería darle la vuelta a la tortilla, y asegurar que el castellano es la lengua dominante en todos los ámbitos de la vida pública, y que las lenguas cooficiales quedan relegadas al ámbito personal y a asignaturas optativas en la escuela.

De nuevo, VOX ha mezclado churras con merinas y ha acabado inventando un problema para sacarse de la manga una supuesta solución. Vayamos por partes:

¿En España se puede perseguir el español?

Lo primero que hay que hacer cuando oímos algo muy tajante, es tratar de aplicar la lógica. En este caso, la lógica nos hace preguntarnos si es posible que en España verdaderamente haya zonas donde la gente no tiene acceso al español.

La respuesta es fácil: no, no es posible prohibir el español en España, ni arrinconarlo como lengua, ni siquiera aunque las autoridades autonómicas pusieran todo su empeño en ello.

¿Por qué? Porque la mayoría de españoles solamente habla castellano, de manera que la mayor parte de televisiones, periódicos, radios, medios de entretenimiento, partidos políticos, administraciones, etc, solamente están disponibles en español. Solamente por eso, ya habría que tener muchas ganas de no escuchar ni leer el español para no hacerlo.

De hecho, el único caso sonado en que se ha limitado un medio de comunicación por parte de un gobierno autonómico ha sido en la Comunidad Valenciana por parte del PP de Francisco Camps, que presionó para que no fuera posible sintonizar TV3, que está en catalán, en dicha Comunidad.

Poco a poco vamos a ir viendo que hay más motivos que hacen que el análisis de VOX sobre las lenguas sea absurdo, pero solo con este ya tenemos un comienzo fuerte.

¿La educación en las autonomías impide el aprendizaje del español?

VOX trata de pintar un cuadro de España muy diferente a la realidad, incluyendo en su programa medidas que garanticen el derecho a ser “educado en español” o la realización de “exámenes de control (incluyendo uno de nivel de conocimiento de la lengua española)”, medidas que de hecho ya existen. En toda España, todos los estudiantes tienen una asignatura obligatoria de lengua española, como mínimo.

En España no hace falta generalizar sobre el uso de la lengua, porque las comunidades autónomas que tienen reconocida una lengua cooficial que se imparta de forma amplia en las aulas son pocas: País Vasco, Navarra, Cataluña, Islas Baleares, Galicia y la Comunidad Valenciana.

En País Vasco y Navarra, existe libertad de elección en la lengua de escolarización, porque el euskera es una lengua muy diferente a la del entorno europeo de España y, además, que estuvo muy perseguida durante el franquismo, así que para bastantes familias vascas y navarras no es la lengua que más utilizan. Existen 3 modelos posibles: enseñanza en castellano (con una asignatura de euskera), mitad castellano y mitad euskera, o enseñanza en euskera (con una asignatura de castellano). Además, en Navarra hay un cuarto modelo para zonas donde el euskera no tiene implantación históricamente, con enseñanza en castellano sin asignatura de euskera.

En Euskadi, el 82% eligen la opción en euskera o mixta [1]. En Navarra, en la zona donde tradicionalmente el vasco tiene implantación, cerca del 85% de familias elige la enseñanza en euskera, y en la zona no vascófona, cerca de un 35% de navarros eligen el modelo en castellano con asignatura de euskera. [2]

Por tanto, ya hemos visto que en dos de los territorios mencionados, directamente es una elección de las familias, y optan por estudiar el euskera, muchos como primera lengua.

PALMA DE MALLORCA 25/03/2012 – Una de los carteles de la manifestacion celebrada hoy domingo 25 de marzo en contra de la politica linguistica del Govern que ha sido convocada por la Obra Cultural Balear bajo el lema Si a la nostra Llengua y ha recorrido las principales calles de la capital balear. EFE Montserrat T Diez

Es curioso que Santiago Abascal, que empezó su andadura política en el PP vasco, no fuera capaz de convencer allí a nadie de sus puntos de vista y pretenda imponerlos ahora engañando a quienes no viven allí. Pero sigamos:

En Galicia, el PP implantó un modelo por el cual la mitad de la docencia es en castellano y la mitad en gallego, y a gran parte de los gallegos este modelo incluso le parece que fomenta insuficientemente el conocimiento de su lengua cooficial [3]. Nadie en Galicia pone encima de la mesa relegar el gallego a lengua optativa, y el debate en la sociedad gallega está más bien en cuánto hay que fomentar su uso. Así que, una vez más, VOX está queriendo imponer a una Comunidad Autónoma algo que no le han pedido.

En una situación similar, en la Comunidad Valenciana hay enseñanza en valenciano y castellano desde hace años. Es cierto que es un tema que despierta controversia continuamente, porque una parte de los valencianos estima que los distintos gobiernos no apuestan lo suficiente por promocionar el valenciano y otra opina que en zonas donde el valenciano tiene menos implantación, no debería impulsarse, pero en ningún caso existe imposición del valenciano, al contrario, los decretos autonómicos que dan prioridad al valenciano en la enseñanza pública suelen encontrarse con limitaciones por parte de los jueces, y en la Universidad Politécnica de Valencia, una de las más importantes de la Comunidad, la oferta de líneas en valenciano está por debajo tanto de la demanda de valenciano como del número de personas que se muestran indiferentes ante la lengua vehicular.

Por último, en Cataluña y Baleares existen modelos conocidos como “de inmersión lingüística”, donde se da preeminencia a la enseñanza en catalán como lengua vehicular, siempre con, al menos, la asignatura de lengua castellana. En Cataluña lleva años funcionando, mientras que en Baleares se ha adoptado recientemente. Es el único sitio donde el discurso de VOX tiene algo de relación con la realidad, pero pasa por alto una serie de cosas:

Primero, ese modelo lingüístico lo han elegido la mayoría de catalanes y la mayoría de baleares sin saltarse ninguna ley. Segundo, en Cataluña, aunque este modelo lleva años funcionando, todo el mundo habla y entiende castellano, más aún que catalán [4] y, de hecho, nada apunta a que haya un peor dominio del castellano entre los estudiantes catalanes, al contrario [5]

Y las televisiones autonómicas, ¿qué?

Prácticamente todas las Comunidades Autónomas, tengan o no lengua cooficial, tienen televisión autonómica. Solo cuatro no la tienen: Castilla y León, La Rioja, Cantabria y, para sorpresa de VOX, Navarra. Así es, un territorio con lengua cooficial que no solo no persigue el español, sino que tampoco tiene televisión propia.

En las Comunidades Autónomas con lengua cooficial, es bastante común que la televisión autonómica esté por entero en la lengua cooficial. Aunque ni siquiera esto es siempre así, porque no, en esto España tampoco es como la pinta VOX: por ejemplo, en el País Vasco, Euskal Telebisa tiene programas en castellano y programas en euskera. Algunos programas en castellano de Euskal Telebisa incluso han tenido seguimiento fuera del País Vasco, como es el caso del programa de humor “Vaya semanita”.

¿Por qué entonces hay Comunidades Autónomas donde la televisión y radio pública autonómica sólo está en la lengua cooficial?, ¿Es esto adoctrinamiento?, ¿Por qué algo público en una sola lengua?

Es el tipo de preguntas que VOX pone encima de la mesa, y de entrada pueden sonar lógicas, pero para pensarlo mejor hace falta otro enfoque, uno menos atendido por la política. La música, por ejemplo:

En España las cadenas de radio y televisión privadas han preferido ir a lo seguro: música comercial y bailable. Incluso en los medios de comunicación públicos estas opciones mayoritarias tienen mucha más presencia. Pero la gente a la que le gusta la música clásica o géneros de música moderna menos mayoritarios (jazz, hip-hop, indie…) también vive en España, paga sus impuestos y, por eso, la sociedad ha decidido que vale la pena pagar los canales de Radio Nacional Clásica y Radio 3, que cubren estos géneros minoritarios.

Pues bien, con las lenguas ocurre un poco lo mismo. La mayoría de medios de comunicación no van a querer perder espacio dedicándolo a una lengua cooficial, pero por el camino se pierden no solo el uso de esa lengua, que es la materna de mucha gente que vive en España, sino también toda la cultura producida en esa lengua. Grupos culturales (de teatro, música, literatura, etc) valencianos, catalanes, vascos o gallegos que tienen o pueden tener éxito en su territorio, tienen muchas más dificultades para darse a conocer entre un público que quizás querría escucharlos pero que, si nadie les da ese espacio, no podrán.

¿Es más español quien solo defiende el uso del castellano?

España tiene una riqueza lingüística de la que no tantos países pueden presumir: no sólo es oficial el castellano, que es la segunda lengua más hablada del mundo, sino que además tenemos otras lenguas, incluyendo una de las más antiguas de Europa como es el Euskera. Y no solo eso, sino que tenemos una sociedad dispuesta a hablar todas esas lenguas a la vez.

Promocionar las lenguas cooficiales ni es malo ni le roba protagonismo al español. Al contrario, existen infinidad de estudios científicos que demuestran que, cuantas más lenguas se conocen, más fácil es entender y aprender otras nuevas; es más, esto es algo que cualquiera que conozca más de una lengua ya habrá notado.

Cuando VOX presenta como una injusticia tremenda que a los funcionarios en Comunidades Autónomas con lengua cooficial se les exija o se les puntúe positivamente conocer esa lengua cooficial, dice que está favoreciendo la libertad. No, lo que está provocando es que la población que financia la administración con sus impuestos pierda la libertad de ser atendido en uno de sus dos idiomas. La administración no es un bar al que uno pueda elegir si va o no, es un cauce obligatorio para todo el mundo, y por tanto debe ser lo más cómoda posible para todos, no solo para quienes trabajan en ella.

La España Viva es la España de la crispación

Hay muchos problemas en España, y hay muchos motivos para enfadarse, discutir y protestar. No hay que engañar a nadie: la convivencia totalmente calmada no es posible en un país donde en muchos aspectos el futuro pinta feo.

Pero lo que VOX pretende es crisparnos por pequeñas cosas, generar desinformación y desentendimiento para imponer sus puntos de vista. Si tenemos que discutir y enfadarnos que sea por cómo vamos a salir del hoyo en el que estamos metidos, no para cavarlo más hondo, no para inventarnos soluciones excluyentes para problemas que no existen

La España de VOX

Es probable que España sea la palabra que más repite VOX. Ellos mismos describen a su electorado como La España Viva, la verdadera España, sin tapujos ni complejos. El resto de la gente seríamos gente tonta y confundida a la que tienen que despertar, gente no tan española o directamente gente que quiere romper España, que no persigue otra cosa que hundirla, nadie sabe muy bien por qué.

Lo cierto es que la España Viva de VOX es una simplificación que solo existe en la cabeza de Santiago Abascal. Las medidas de VOX sobre cultura, convivencia y diversidad representan a un porcentaje más bien pequeño de la España realmente existente, y en muchos casos su aplicación chocaría directamente con esta realidad, o generarían unos niveles de crispación social tremendos.

¿Cuáles son las claves de esta España Viva de VOX?

A VOX le duele España… Pero no por lo mismo que a ti

Está claro que España va mal. Eso ya lo sabemos, y lo sabemos por experiencia propia, no nos lo tienen que explicar la banda de ricos y políticos profesionales que dirige VOX.

Pero, para VOX, los problemas reales de la gente que vive en España son lo de menos. Su discurso es un pastiche de temas sin relación entre sí, con los que generan toda una serie de “enemigos de España” y así evitan hablar de sus verdaderas recetas para cambiar el país.

Para VOX todo es lo mismo: que los jóvenes no tengan futuro laboral y que haya gente que quiere prohibir la caza, que las pensiones sean continuamente recortadas y que haya más de una lengua en algunas comunidades autónomas, que haya fracaso escolar o una educación pública insuficiente y que se imparta educación sexual a los estudiantes.

[1] https://www.bizkaiatalent.eus/pais-vasco-te-espera/conocenos/modelos-educativos-linguisticos-vascos/

[2] http://www.euskomedia.org/PDFAnlt/riev/46/4605930624.pdf

[3] https://elpais.com/politica/2018/02/16/actualidad/1518778713_913024.html

[4] https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20110921/conocimiento-castellano-catalan-dominio-lengua-1156820

[5] https://www.lavanguardia.com/politica/20110906/54211211077/el-nivel-de-castellano-de-los-alumnos-de-catalunya-esta-en-la-media-del-resto-de-las-comunidades.html